Destacamos aquí algunos comentarios y sugerencias para aquellos jugadores menores de edad, a la hora de fichar para un club.

* JUGADORES MENORES DE 12 AÑOS QUE NO JUEGUEN CATEGORÍA U13: estos jugadores, para adquirir el carácter de federados, deberán completar una planilla llamada F.N.U. y firmarla conjuntamente con sus padres.

* JUGADORES MAYORES DE 12 AÑOS O QUE JUEGUEN CATEGORÍA U13: la situación de estos jugadores se modifica, ya que para cambiar de club necesitan de la conformidad de las autoridades de la entidad en la que se encuentran fichados, y el C.O.T., en todas las ocasiones, debe ser firmado por el presidente y el secretario del club, sólo por ellos y no por otros dirigentes.

En esta categoría se advierten generalmente muchos inconvenientes. Los dirigentes, para autorizar el pase, suelen solicitar a los padres o a la entidad que va a recibir al jugador, dinero, balones o material deportivo; o lo que es más desagradable aún, no piden nada y solo los “cuelgan”.
Para evitar todos estos contratiempos, los padres deben firmar un ACUERDO DE PARTES y deben hacerlo antes de que el jugador llegue a la edad de 12 años o juegue categoría U13.

El Acuerdo de Partes es un convenio que limita en el tiempo la relación entre el jugador y el club valiéndose de una fecha tope, luego de la cual el jugador recobra su libertad de acción y puede elegir el club en el cual desea jugar.

Sugerimos firmar Acuerdos de Partes por un plazo no mayor a 1 año. Terminado este plazo, si el jugador está a gusto, puede renovarlo todas las veces que lo desee.

* PROBLEMÁTICA DEL F.N.U.: este formulario, que firman los padres del jugador menor, contiene una leyenda por la cual se pretende hacer renunciar a los padres del jugador, a los derechos que derivan de la Patria Potestad.

La Asociación Argentina de Jugadores ha manifestado su total desacuerdo, puesto que dichos derechos son indelegables. Aún cuando fuera posible delegarlos, cabe preguntarse con qué derecho un club se arroga facultades para poseer a un jugador o para disponer de su Libertad Deportiva.
Son los padres del menor quienes están capacitados para conducir su carrera deportiva y su aprendizaje, tal como lo hacen a la hora de elegir un colegio.

Finalmente, no puede desconocerse que en la actualidad los padres de los jugadores menores soportan los gastos de aranceles federativos, cuota social, transporte y honorarios de los profesores, pues entonces, es injusto que los clubes se consideren los autores de la formación deportiva de los jugadores, para luego poner condiciones al momento de liberarlos.

La solución para estos casos es la justicia ordinaria, a través de la vía del amparo.