Gianella y Lo Grippo, dos de los «viejitos» vigentes

A los 39 años, en la Liga Nacional el base de Peñarol y el ala pivote de Atenas les dieron las victorias a sus equipos en la última jugada.

En el imponente AT&T Center de Texas, Emanuel Ginóbili utiliza la cortina de LaMarcus Aldridge. Toma distancia, arma el tiro y saca una daga por sobre los 208 centímetros de Al Horford para darle, con ese triple, el triunfo a San Antonio sobre Boston. Bastante más acá, en Salta, Nicolás Gianella toma la pelota, encara por derecha, aprovecha quedar emparejado con Alejandro Zilli tras la cortina, penetra y suelta la flotadora de zurda, que se convertirá en doble y éxito de Peñarol frente a Salta Basket. En Santiago del Estero, Diego Lo Grippo recibe un pase de Jerome Meyinsse, que amaga con la penetración y abre la pelota a su derecha. Sin marcas, el santafesino apenas tiene que despegar los pies del parqué para que su doble se convierta en la victoria de Atenas ante Olímpico.

Hasta ahí, tres jugadas determinantes sin mucha más relación que haberse convertido en tres días consecutivos. Sin embargo, las emparenta algo: los autores tienen entre 39 y 40 años.

El deporte en general, y el básquetbol en particular, parece hacerle cada vez más lugar a los tipos de experiencia. A los «viejos». ¿Es así realmente? En todo caso, lo que sucede es que el profesionalismo es cada vez mayor y los atletas cuentan con cada vez más herramientas para sostenerse en el tiempo y desafiar al número de documento.

Desde las preparaciones físicas especializadas, los cambios en la alimentación y hasta la disciplina autoimpuesta, los basquetbolistas no son ajenos a los recaudos que deben tomar como deportistas de élite.

Aunque muchas veces, e independientemente de las edades, el físico igualmente puede conspirar en contra de uno mismo. Y ahí entran las ganas, la autodeterminación, el compañerismo, el liderazgo. Fue el caso de Lo Grippo (39), que estuvo enfermo durante la semana, antes de enfrentar a los santiagueños. Rozó los 40 grados y, sin estar al 100%, viajó igual y resultó factor clave.

Gianella (39), en tanto, condujo a los marplatenses a la primera victoria en la Liga Nacional y, al menos en el arranque del torneo, lejos de posicionarse como un mero acompañante, está haciéndose cargo de las decisiones. Es, además, el jugador con segunda mejor valoración del equipo de Leo Gutiérrez, sólo por detrás del estadounidense Pettigrew.

El base de Peñarol se reconoce como un tipo que le da -tal vez demasiada- importancia a lo que come. «En mi caso, quizás rozo la obsesión, y no creo que sea bueno. Pero es clave», admite. «Dejé algunas cosas que en otra época parecían sagradas, como las pastas los días de partido», cuenta. Y agrega: «Probé cómo me sentía reemplazando esas comidas por otras y fue para mejor. Por lo general, recibís esa información de jugadores que están en los niveles más altos, lo experimentás y decidís qué hacer. Con los años te conocés mejor y entendés qué es lo que te hace bien«.

En el caso de Manu (40), no sólo cuenta con una organización de primerísimo nivel en San Antonio, sino también con Paulo Maccari, su primo y fisioterapeuta personal, con quien ha diagramado los métodos que mejor se ajustan a su cuerpo, una máquina única cuyo funcionamiento también lo es. «Las puestas a punto ya no son tan sencillas. El calentamiento un día de partido me lleva cerca de 40 minutos y hago tantos ejercicios que no podría ni nombrarlos», explica el bahiense.

Lo Grippo, por su parte, encontró en Atenas un contexto ideal desde que Bruno Lábaque se hiciera cargo del puesto de mánager e insistiera con la profesionalización de las áreas. Hoy, además de su constancia, aliada imprescindible, tiene cerca el trabajo de Mario Di Santo, especialista en neurociencia, que trabaja codo a codo con un cuerpo de preparadores físicos que adapta cada ejercicio de manera personalizada, tanto para él como para sus compañeros

Nota: Mauricio Codocea en Clarín

noticias

 
Nuevo servicio Adj: Paula Amiano, nutricionista deportiva
La alimentación es uno de los puntos más importantes en la vida profesional de los jugadores y en los últimos años se han dado pasos adelante concientizando a los atletas sobre el valor que tiene este punto en el rendimiento. Para ello, desde AdJ, invitamos a Paula Amiano, nutricionista deportiva vinculada con el básquet, a sumar su conocimiento para nuestros socios. 
Paolo Quinteros: “Quiero ayudar a los más jóvenes y aportar mi experiencia desde la AdJ”
Es uno de los símbolos de la Liga Nacional, identificado hace años con Regatas de Corrientes, respetado por sus pares, ejemplo para muchos. Paolo Quinteros, con 42 años, no sólo arrancó la temporada en búsqueda de un nuevo título, sino que a la vez se esfuerza por completar la carrera de Martillero Público y formalmente se incorporó a la AdJ como Secretario de la institución.
¡Éxitos para todos en el inicio de una nueva Liga Nacional!
Desde la Asociación de Jugadores enviamos nuestros mejores deseos para todos los que trabajan en la competencia, especialmente a los JUGADORES de los 20 equipos. Celebramos el inicio de una nueva temporada.
El «profe» Bastarrica y las claves para el jugador en pretemporada
El arranque del trabajo en los clubes de cara a nuevos desafíos siempre genera grandes expectativas, motivaciones renovadas. Sin embargo, las exigencias en las pretemporadas son fuertes y se sienten. Hablamos con el preparador físico de San Lorenzo para que nos de algunas claves: entrenamiento, prevención de lesiones, cuidados, recuperación y mucho más.
Asamblea AdJ: se designaron nuevas autoridades
Se llevó a cabo la Asamblea General Ordinaria de la Asociación de Jugadores donde quedó conformada la nueva Comisión Directiva y se aprobaron las presentaciones de Memoria y Balance de los años 2019 y 2020. Diego Prego fue designado Presidente de la AdJ y Paolo Quinteros será el Secretario.
Lautaro Cisterna, el básquet entre el estudio y el trabajo
Lautaro Cisterna es uno de los referentes del básquet capitalino con paso por varios clubes jugando el Torneo Federal y siendo protagonista en cada temporada. Con 26 años, el actual base de Vélez, se esfuerza por mostrar su mejor versión en el deporte además de multiplicarse para estudiar y trabajar. "Soy un convencido que con esfuerzo se puede hacer todo".